viernes, 23 de agosto de 2013

Los Juicios de las "Brujas" de Salem


Una serie de eventos, costumbres, superstición y fe ciega fueron los condimentos que crearon uno de los juicios más infames de la historia del Mundo y llevaron a la muerte a más de veinticinco personas bajo el cargo de brujería. Aquí se aplica el dicho “en pueblo chiquito infierno grande”, y ni hablar de mentes pequeñas…

Salem, Massachussets, 1692, al igual que muchos otros pueblos, en la entonces colonia británica de lo que será Estados Unidos, era una comunidad tranquila, devota y trabajadora. Entonces ¿por qué se desarrolló en éste pueblo en particular? éste brote inusual de “brujas”; lucha de poder, envidia, xenofobia e ignorancia.

Salem, un pueblo austero, trabajador y devoto.

La población de Salem, en su mayoría, era Puritana, una facción de la iglesia anglicana inglesa, que al ser perseguidos en su país de origen, por tendencias fanáticas en su visión religiosa, emigraron al Nuevo Continente para profesar su fe y sus prácticas con toda libertad. Para los puritanos existían dos mundos paralelos: el de los hombres y el de Dios (en Él viven los ángeles y el demonio), y era muy factible que ambos, en algún momento, se unieran y se manifestaran. Pero en esa época de paranoia religiosa, aislamiento y temor por lo físico y lo sobrenatural, el “demonio” se “manifestaba” mucho más que Dios.

Ilustración que representa la típica vestimenta austera de los Puritanos.

El orden social, en estos pueblos dominados ciegamente por la fe, es muy estricto: los hombres trabajan y supervisan la conducta religiosa; las mujeres sirven a sus esposos y procrean; a los niños se les prepara, desde muy jóvenes, para su futuro rol en la sociedad, estando el juego prohibido. Son personas que creen profundamente en el castigo divino, que se manifiesta en pérdidas de cosechas o animales e incluso catástrofes naturales, razón por la cual, toda conducta pecaminosa puede afectar a la comunidad y es por eso, que todo vecino vigila al otro y a su vez son vigilados: una paranoia colectiva.

La creencia fundamental de los Puritanos es que todo tiene una causa y un efecto,
razón por la cual, la falta de devoción verdadera es sinónimo de Castigo Divino.

La historia comienza, cuando al pueblo de Salem se le otorga el permiso para fundar su propia iglesia, como congregación independiente y de inmediato, la rivalidad entre dos familias: Putnam y Porter, se hace evidente, al ser electo, como su primer ministro, un tercero, Samuel Parris y no uno de ellos. Ambas familias van a hacer todo lo posible para desacreditarse entre ellas y aprovechar los acontecimientos que habrán de suceder  para vengarse entre sí, pero en el centro de todo éste tumulto, está la familia Parris, que sin imaginárselo, va a crear las condiciones perfectas para el caos.

Un buen día, los habitantes del pueblo, son “testigos” de un brote de “satanismo” cuando la hija del ministro Samuel Parris, Betty, de nueve años de edad y su sobrina, Abigail Williams, de once años, manifiestan ataques de histeria, contorciones y voces ajenas, más allá del control. La conclusión fue inmediata y unánime: la posesión del maligno.

"Acusada de Brujería"
Autor: Douglas Volk, 1884
Corcoran Gallery, Washington D.C.

Ante lo sucedido, tres mujeres son llevadas a juicio y encarceladas: Tituba, una esclava, de origen caribeño, posiblemente de Barbados, Sarah Good, una mendiga y Sarah Osborne, quién se había casado con un sirviente y no asistía a misa; “Los sospechosos habituales”. A Tituba la golpean hasta que se declara “culpable” y empieza a inculpar a casi todas las personas del pueblo, creando el pánico generalizado; el maligno está por todos lados.

Samuel Parris y su esclava Tituba.

Las dos primeras fueron colgadas de inmediato y Tituba, al contrario de lo que uno se puede imaginar, al haberse declarado culpable y ser esclava, fue condenada a prisión y luego liberada. Pero la historia no acaba allí, más personas fueron llevadas a juicio, en su mayoría mujeres, condenadas y colgadas y más niñas, de pronto, comenzaron a manifestar también, síntomas demoníacos. 

Grabado de "Las Brujas de Salem"
Autor: William Crafts, 1876

Por más de un año el pueblo de Salem no hizo más nada que enjuiciar y condenar. Muchas de éstas condenas se basaban en visiones espectrales, en donde alguien alegaba haber sido visitado por un espectro, de persona viva o muerta. En el caso de los vivos, esto era muy grave, porque se aludía que el Diablo sólo podía tomar posesión del alma, si de manera voluntaria, era aceptado.

"El juicio a George Jacobs"
Autor: Thomkins Matteson, 1855
Peabody Essex Museum, Salem, Massachussts 

En esa lucha de poder, casi doscientas personas, fueron llevadas a juicio y muchas intentaron condenar a algún rival, aprovechando la histeria colectiva, inculpándolo de brujería y hasta los más ilustrados de los hombres se dejaron llevar por la superstición. Al final, más de 150 personas fueron enjuiciadas y encarceladas y 19, catorce mujeres y cinco hombres, fueron condenados y ahorcados, uno tapiado vivo y cinco más murieron en prisión. Salem nunca volvió a ser lo mismo y los puritanos se desprestigiaron a tal punto que perdieron fuerza política, quedando tildados como fanáticos religiosos.

Giles Corey se niega a declarar y es tapiado hasta la muerte.

En conclusión, muchos historiadores especulan, que los eventos ocurridos, previo a los juicios, por Betty Parris y sus amigas, sólo fueron de carácter infantil, juegos de niñas reprimidas por la sociedad, que deseaban aprender magia, algo prohibido y por ende interesante, a través de la esclava Tituba y que al salirse de control comenzaron a acusar a diestra y siniestra, tal vez sin malicia.

Otras personas creen que la razón de los ataques “diabólicos” era epilepsia, enfermedad que siempre ha estado relacionada con la posesión diabólica. E incluso se cree que todo haya comenzado por la intoxicación de un hongo que se genera en el pan de centeno y cuyos efectos son similares a las drogas alucinógenas.

Los cereales se podían contaminar por el hongo cornezuelo
 que causaba Ergotismo, una enfermedad también conocida
como "Fiebre de San Antonio" y cuyo síntoma principal
eran las alucinaciones.

Años después de los infames juicios se restableció la inocencia de los acusados y se compensó financieramente a las familias de los condenados, cuando muchos de los acusadores iniciales se arrepintieron de sus actos.

Pero éste hecho fue tan trascendental, que docenas de libros se han escrito, películas y programas de televisión se han realizado, entre ellos los más renombrados son: en la serie “Hechizada”, varios capítulos de la séptima temporada se desarrollan en Salem; “El Crucifijo” de Arthur Miller y la película “Las Brujas de Salem” inspirada en éste libro, protagonizada por Winona Ryder y Daniel Day Lewis, del año 1996.

El Crucifijo     Trailer (en inglés)



Escrito por Jorge Lucas Alvarez Girardi


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada