lunes, 17 de junio de 2013

El Arte Paradójico de M.C. Escher

Un día como hoy… 17 de junio de 1898
Nace éste magnífico ilustrador de ilusiones.

M.C. Escher descubrió que en su mente, en lo más recóndito de ella, en el límite entre lo racional y lo absurdo, estaba la inspiración divina que tanto buscó y nunca encontró en el mundo real.

"Mano reflejando esfera"
Autorretrato

Su padre siempre quiso que él fuera arquitecto, pero en una mediocridad aparente por  falta de interés en la materia, abandona la carrera y trabaja como ilustrador gráfico. El dibujo y la perspectiva fue lo único que le interesó. Pero que decepción debió haber sufrido el padre al tener que mantener financieramente, hasta su muerte en 1939, al hijo, para que después su madre continuara con esa responsabilidad hasta 1951, en la que finalmente M.C. Escher, consiguió su independencia económica, a los 53 años de edad.

"Las manos que se dibujan", 1948
En donde se enfatiza la paradoja de auto dibujarse y traerse a la vida..

Maurits Cornelis, M.C. Escher, siempre fue un niño enfermizo y en la búsqueda de un clima apropiado para su salud recorrió Europa, sobre todo el sur. Amó a Italia, allí conoció a su esposa, Jetta Umiker y vivió con ella en Roma, pero la tensión política existente, debido al autoritarismo  desbordado del dictador Benito Mussolini, lo obligó, por criterio moral, a abandonar el país. En España estudió con dedicación obsesiva los patrones matemáticos de los arabescos en la Alhambra de Granada, clave en el estilo particular que luego va a desarrollar.

Detalle de un entramado arabesco de La Alhambra, España.

Con el inicio de La Segunda Guerra Mundial se refugió de nuevo en su Tierra Natal y allí, debido al clima adverso, se dedicó de lleno a su trabajo, cada vez más absorto en las construcciones imposibles y los teselados (patrones regulares de figuras abstractas en las que no hay superposición ni áreas vacías).

"Mosaico", ejemplo perfecto de un teselado.

Su primera obra de realidades imposibles es “Naturaleza muerte y calle”, en la que la perspectiva juega trucos con nuestra lógica, pero es cuando se detalla el dibujo que uno entiende la dinámica. La mesa se convierte en la calle y los libros se soportan erguidos al recostarse en los edificios.

Xilografía (talla en madera), realizada en 1937, inspirada en
una calle de Savona, Italia.

En “Ascenso y descenso” un loop imposible en la vida real es completamente posible gracias a la utilización adecuada de la perspectiva.

"Ascenso y Descenso", 1960


Detalle, del continuo ir y venir  del individuo en una escalera sin fin.

Esta obra está inspirada en uno de los trabajos de Lionel Penrose, quien junto a su hijo Roger, desarrollan “La escalera Penrose” o escalera infinita en un artículo publicado en 1959 sobre los Objetos Imposibles.

"La escalera de Penrose"
British Journal of Psychology, 1958

Otra litografía que desarrolla éste concepto es “La cascada”, en la que se denota, con toda perfección la paradoja entre lo real y lo irreal.

"La Cascada", 1961
Se inspira en "La banda de Moebius" y al igual que
otros trabajos, en "La escalera de Penrose".

Trató siempre de integrar a las matemáticas y el arte, llevando un control exhaustivo por escrito de todos sus experimentos, dibujos y bosquejos, he inspirándose, sobre todo en los últimos años, en los trabajos de percepción y análisis planteados por psicólogos y matemáticos, desarrollándolo en un estilo muy propio.

"La banda de Moebius", 1858
Es lo que se conoce como una superficie no orientable.

En los últimos 20 años de su vida disfrutó de un intenso crecimiento económico, con más de 400 litografías o tallas  en madera, que editaba a discreción, debido al renovado interés que éste tipo de arte creó y ha continuado generando hasta la actualidad y más. El no bromeaba al decir que “tenía una imprenta para hacer dinero en su taller”.

"Relatividad", 1953
Un mundo en donde las leyes de la gravedad no aplican.

Luego de su muerte sus tres hijos vendieron los derechos de autor y éstos a su vez han sido transferidos una y otra vez, pero la principal subsidiaria del extenso legado es el Museo Escher en La Haya, Holanda.

"Cabezas"
Como si de pelar una naranja se tratara.

Pero más allá del tema legal, su obra nos sigue cautivando, porque despierta en nosotros ese mundo irreal, que nos intriga y nos sorprende, que difícil de imaginar, pero Escher logró plasmar. Menos mal que los padres se resignaron a mantener a su hijo menor, hasta que éste, con alas inmensas, logró volar por sí sólo.


Escrito por Jorge Lucas Alvarez Girardi


1 comentario:

  1. Fascinante! Especialmente para quienes nos atrae lo matemático.

    ResponderEliminar